Aun no se que contaros


Prejuicios, sesgos y falacias…
febrero 1, 2008, 11:54 pm
Filed under: actualidad, Pensamientos, sociedad | Etiquetas: , , ,

Prejuicio (del Lat. praejudicium = juzgado de antemano) es  el proceso de “pre-juzgar” algo. En general implica llegar a un juicio sobre el objeto antes de determinar la preponderancia de la evidencia, o la formación de un juicio sin experiencia directa o real.

  • Prejuicio o sesgo por resultados: Tendencia a juzgar una decisión por su resultado final, en lugar de juzgarla por la calidad o acierto de la decisión, cuando fue realizada.
  • Descuento hiperbólico: Es la tendencia de algunas personas a tener mayores preferencias por beneficios inmediatos en comparación con beneficios retardados
  •  Aversión de pérdida: Es la tendencia de las personas a preferir, en mayor medida, evitar las pérdidas, superiormente, a la posibilidad de adquirir ganancias
  • .

  • Prejuicio de etiquetación o prejuicio de clases: Es un tipo de prejuicio cultural que se produce cuando una etiqueta o seña de diferenciación está disponible o es visible para describir algo que introduce una diferencia en nuestra habilidad física, cultural o personal que algunos incluso pueden aprovechar y que no tiene porqué existir. Ej: «Mi amigo tiene piel negra. Entonces debe tener pelo rizado» o «llevas una camiseta del grupo de rock Metalica, entonces debes ser un metalero»
  •  un estereotipo es una imagen mental muy simplificada y con pocos detalles acerca de un grupo de gente que comparte ciertas cualidades características (o estereotípicas) y habilidades. El término se usa a menudo en un sentido negativo, considerándose que los estereotipos son creencias ilógicas que sólo se pueden cambiar mediante la educación.
  • el sesgo de confirmación es una tendencia a investigar o interpretar información de tal suerte que confirma nuestras preconcepciones, provocando errores en la interpretación del mundo que nos rodea. Se suele hacer referencia también como “sesgo confirmatorio” y es uno de los sesgos cognitivos que provoca más errores en la inferencia inductiva realizada en el proceso de confirmación de las hipótesis a estudiar. Para compensar esta tendencia humana se ha elaborado el método científico con el objetivo de poder desaprobar las hipótesis que la confirman de una forma más objetiva. Véase para más información falsacionismo
  • Falacia del costo irrecuperable o falacia de la concordia: Esta falacia se produce cuando alguien realiza una inversión que parece ser no rentable y razona de la siguiente manera: «No puedo parar ahora, de otra manera lo que he invertido hasta el momento se perderá». Esto es verdad, por supuesto, pero irrelevante para la decisión de si uno debe continuar invirtiendo en el proyecto. Es decir, los argumentos para seguir invirtiendo en el proyecto no se deben basar en el miedo a la pérdida de lo invertido sino en las expectativas de funcionamiento del proyecto ambas cosas totalmente independientes
  • Las falacias se usan frecuentemente en artículos de opinión en los medios de comunicación y en política.

    Otra falacia muy usada en entornos políticos es el Argumentum ad populum, también llamado sofisma populista. Esta falacia es una variedad de la falacia ad verecundiam, consiste en atribuir la opinión propia a la opinión de la mayoría y deducir de ahí que si la mayoría piensa eso es que debe ser cierto. En caso de ser cierto que la mayoria piense eso, tampoco se justifica el razonamiento porque la mayoría lo piense. Se basa en la falsa intuición de que el pueblo tiene autoridad, tanta gente no puede estar equivocada. Se suele oír con frases del tipo todo el mundo sabe que…, o …que es lo que la sociedad desea’, así como la mayoría de los españoles sabe que….

    “falacia de suma cero”. En la teoría de juegos un juego suma cero es aquel en el cual la suma del bien ganable de todos los jugadores permanece constante. En otras palabras, todo lo que un jugador gana, es perdido por otro u otros jugadores.

    Un ejemplo frecuentemente citado en economía, donde uno podría asumir que el dar cierta cantidad de riqueza a una persona (por ejemplo, a través de impuestos y subsidios) necesariamente resulta en que otros pierdan la misma cantidad de riqueza. De hecho, las actividades económicas pueden aumentar o reducir la riqueza del mundo, haciendo el “juego” económico de suma no cero.


    Dejar un comentario so far
    Deja un comentario



    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s



    A %d blogueros les gusta esto: